Valenciano

Conflicto Político de la lengua valenciana

El conflicto político valenciano, reside principalmente, en las mentiras y tergiversaciones de los políticos, al surgimiento de los unionistas de la mano del nacionalismo catalán, que tras chantajes al gobierno valenciano, dieron lugar a la Academia Valenciana de la Lengua, que tiene como único objetivo, ridiculizar y vulgarizar el valenciano imponiendo el catalán.

Por una parte el Institut d'Estudis Catalans, basándose en los estudios de Enric Guinot, afirma que el antiguo Reino de Valencia fue colonizado íntegramente por catalanes, y por ello habla un "dialecto del catalán" denominado históricamente Valenciano, mientras que la RACV (Real Academia de Cultura Valenciana, inicialmente fundada en 1915), por el contrario, basándose en estudios de Antonio Ubieto, entre otros, afirma que el origen del valenciano es la lengua romance hablada por los habitantes del Taifa de Valencia (Reino Musulmán) denominada mozárabe, la cual fue influenciada por el provenzal.

Historia

Siempre se le ha llamado lengua valenciana, hasta antes de la reconquista pacífica cristiana de Jaime I, y siempre ha tenido normativa individual, incluso un Siglo de Oro, hasta 1982, cuando por ley, de la mano del gobierno del PSPV, se cambió la normativa de escritura criminalizando al idioma, como si fuese una lengua vulgar y mal hablada, siempre en favor de palabras y formas léxicas y morfológicas catalanas. El primer intento de "Unificación Lingüística" apareció en 1932 cuando un ingeniero catalán (Pompeu Fabra) planteó unas normas ortográficas unificadoras (Normas de Castellón), que no se correspondían con la forma de hablar de la Comunidad Valenciana. En la dictadura de Franco (1939) se reprimieron todas las lenguas distintas del Castellano/Español y no existió literatura en valenciano. Tras la instauración democrática (1979), la RACV propuso las normas denominadas "Normas del Puig" para la escritura del Valenciano, las cuales fueron aceptadas, enseñadas en las escuelas y promovidas en el estatuto de autonomía valenciano por el gobierno de aquel entonces (UCD), pero tras el cambio de gobierno, se creó un idioma basado en las normas fabrianas, que resultó ser un idioma híbrido entre el Valenciano y Catalán, el cual estuvo regulado por ley.

Esta situación, continuó hasta 1998, cuando se fundó la AVL (Academia Valenciana de la Lengua) de la mano del PPCV, fruto de un pacto político por el cual CiU condicionaba el gobierno de Aznar a la "unidad lingüística", que continuó con dichas normas, y es la encargada de regular la sustitución lingüística.

En la actualidad, la AELLVA, sigue editando libros en lengua valenciana con las Normas del Puig de la RACV, que es una entidad adscrita al INSDE, es decir, que tiene el mismo rango que la RAE para el castellano, pero regional, mientras que la AVL es una reciente entidad política dependiente de la Diputación provincial. Existen varias asociaciones culturales, vecinales y sociales, partidos políticos que continúan utilizando estas normas debido a la nula representación para el valenciano de las propuestas por la AVL.

Motivaciones secesionistas

Los intereses políticos del secesionismo catalán (ERC y CiU), que desea anexionar a su proyecto de independencia a la Comunidad Valenciana, utilizando como reclamo el idioma, para formar los llamados "Países Catalanes" se hacen presentes a lo largo de la historia del conflicto, todavía en curso, en los pactos políticos, condiciones, y el adoctrinamiento existente en las escuelas de Cataluña, donde ya enseñan que la Comunidad Valenciana y Baleares forman parte de los llamados "países catalanes". Siendo un fanatismo, denominado así hasta por académicos de la RAE, que sólo busca constituirse como un estado y crear su proyecto secesionista y anexionista con el reclamo de la lengua.

Academia Valenciana de la Lengua

La Academia Valenciana de la Lengua fundada por el Partido Popular tras los pactos políticos, afirma que existen otras denominaciones para denominar a la lengua y que comparte "sistema lingüístico" con el catalán, reconociendo así, su unidad ortográfica oficial en un dictamen de 2003, a pesar de que el actual gobierno de La Comunidad, que por medio de Esteban González Pons, afirma que "El valenciano y el catalán no es lo mismo", sospechosamente dicho para ganar votos durante las elecciones.

Sin tener en cuenta el origen y evolución de la Lengua Valenciana, de la conciencia idiomática de los valencianos ya desde la época medieval, del sentimiento clamorosamente unánime del pueblo con respecto a su lengua propia, incluso, de la realidad jurídica, reconocida en el Estatuto de Autonomía de 1982, incluso a pesar de manifestaciones multitudinarias como la manifestación del 13 de junio de 1997 y sin tener valorar el informe de la RACV que decía:“Sols des de el respecte a la susbtancia historica i actual de nostre idioma, a sos constituents patrimonials, podra parlarse d´una norma llinguistica que siga l´espill on el poble valencià contemple l´image neta de la llengua de la qual es, al temps, hereu i creador”, la AVL continúa causando un genocidio cultural de sustitución lingüística en la Comunidad Valenciana enseñando un idioma híbrido entre el Valenciano y el Catalán en las escuelas y difundiéndolo por los medios.

Véase también

Conflicto Lingüístico Valenciano